martes, 5 de julio de 2016

Destino o azar

Caí y me levanté
y volví a caer,
esa es la vida, mi vida.
Y aquí estoy luchando
contra el azar o el destino,
que gira y gira, sin cesar.

Yo quise ser, quise vivir, quise soñar...
No me conformé y grité, no y no,
ante lo que creí que no podía ser.
Y así llegué hasta aquí.

Entre luces y sombras,
entre sonrisas y lágrimas...
luché y superé lo invencible
hasta vencer.



Pero la ruleta sigue marcando un norte,
un norte que no es mi norte,
 ni mi sur, ni mi oeste, ni mi este.

 Caí y me levanté y volví a caer,
caerse, levantarse y luchar.
Si, luchar hasta llegar al final.

Así es la vida,
mi vida, tu vida
y la de todos los demás.

Yo quise vivir,
quise soñar,
quise ilusionarme,
quise incluso
volverme a enamorar.

Una constante lucha,
entre ¿el caprichoso destino o azar?

¡Qué más da!

sábado, 28 de mayo de 2016

El destino de un libro

Cuál es el destino de un libro?
Cual es tu objetivo, cual el mío,
distinto objetivo, distinto destino,
 y sigues en ese camino
 que ni es el tuyo ni el mío,
y sigues plantando motas,
motas que no germinan,
motas que se llevará el viento,
motas que no son nada,
 motas que repudiaras algún día,
motas tan contrarias a ti,
que no supieron ser,
ni sonrisa, ni amor,
 ni pasión o ilusión, ni deseo.

Por qué estuviste cieg@?
por qué callaste? por qué ?
Por qué regalaste tu tiempo
y tus momentos a un mundo
sombrío, desolado y viejo,
por qué aceptabas migajas
por qué fuiste esclavo de tus sueños
en un mundo oscuro, taciturno y yerto.

Por qué explícame,
por qué no te revelaste
desde el primer momento,
por qué dejaste pasar tiempo, tu tiempo.
Quizá estabas perdid@,
encerrad@ tras un telón de acero
de tu pasado, de desencuentros?
Quizá pensaste que el amor
era polizón de un cuerpo
atrapado por los miedos?
Quizá creíste que la primavera
podría germinar en el desierto?.

Tu lección fue aprender
 lo que nunca querrías ser o tener.
 Pero qué enseñanza,
 qué alegría podrías disfrutar
 ante un libro sin título, vacío,
 sin páginas preliminares, de cortesía,o legales.

 La nada y nada más
es lo que aprenderás a ver y sentir
de un libro que no tiene apéndices,
epígrafes o colofón, ni glosarios.

La nada será tu sentido y el mío
de este tiempo perdido,
la nada y nada más.
Qué triste!!!,
qué triste destino, el de este libro!!!


lunes, 8 de febrero de 2016

NO MORE TEARS, NO MORE DRAMA



Todos tenemos luces y sombras.
Algunos muestran sus luces,
otros tan solo sombras, penumbras...
Un universo al inverso,
y yo miro,  huyo, escapo
porque tengo miedo
mucho miedo de ese universo.

Las huellas dactilares siempre quedan,
si, quedan grabadas en nuestra piel,
en nuestra alma a pesar del tiempo, 
dejando lágrimas, alegrías,
dramas, sonrisas, desconsuelo
y un olor a pérdida,
una pérdida desmedida.

No más lágrimas, ni más dramas,
porque ya sufrí, ya lloré,
sentí, perdí y viví.
Más ahora en el otoño de mi vida
tan sólo deseo VIVIR,
compartir mi camino, tu camino,
a mi manera, a tu manera,esa manera
que ni es tuya ni mía, sino nuestra.


sábado, 9 de enero de 2016

Tú, yo ... palabras, música... AMOR





Tú, yo... palabras, música... Amor.

No soy flor, calandria, ni tan siquiera ruiseñor,
soy como ave fénix esperando renacer,
esperando escuchar el rugido de mi rojo tambor,
esperando el encedido de unos luceros,
que den vida, emoción y color
a ese plumaje que junto a mí nació.

Y así, como alondra quieta y callada enmudezco,
como girasol extiendo los pétalos en busca de calor,
como luna creciente o menguante,
aparezco o desaparezco,
dependiendo de los destellos del astro sol.

Ésta eres tú, soy yo.
Sílabas, palabras, música, poemas... Amor





viernes, 25 de diciembre de 2015

LAS VERÓNICAS DE MI MAESTRANZA



La vida a veces me puso un par de banderillas que dolieron, pero con el paso de los días y la experiencia empecé a manejar con maestría mi capote y aprendí a hacerle Verónicas a esos acontecimientos que quisieron darme la puntilla.
Y aquí estoy vestida de luces, con mi montera, un par de orejas... y me encuentro dando el paseillo por el ruedo de la vida con mi cuadrilla.
Y me gritaron ¡¡¡Olé y Olé, morena!!!- ¡¡¡Vente a mi vera gitana, que yo te haré tocar las castañuelas!!!.
Y un nuevo viaje empieza en mi vida hacia esa plaza donde las luces de mi traje hacen brillar los ojos de quien me mira y brotar multitud de sonrisas.
Cuando el paseillo se termina salgo de la plaza cogida de la mano, con un ramo de flores y multitud de momentos tatuados en mi alma, junto a esa persona que cuando con garbo delante de él me paseo me canta y me grita: ¡ven conmigo, chula mía, que tu eres mi alegría!.
Entonces el miedo a las cornadas desaparece, el corazón se enaltece y las estrellas que junto a mi pasean tintinean. Salto mi barrera cojo al toro por los cuernos, me lo llevo al ruedo, le hago pases de pecho, naturales, doblones y molinetes, y finalmente extiendo mi capote, de color rojo fuego, en el albero.
Es el instante, tiro el estoque y me pongo de puntillas para regalarle mis besos y hacer realidad sus deseos fundiendo arena, estoque, capote y luces en la Maestranza del encuentro con el vaivén de nuestros cuerpos.
Me mira, me abraza y me grita: ¡olé, olé y olé!


domingo, 6 de diciembre de 2015

El País de Nunca Jamás



Yo alas de fuego,
Luz de luna, alas al viento...
Ola sin playa,
capitán sin velero,
sirena sin agua ni sal,
delfín sin mar,
cometa sin hilo que le haga bailar...

Mirada sin espejo,
ojos sin reflejo,
risas sin sonrisas,
oruga sin llegar a mariposa
porque su marinero
sigue perdido en el mar
sin dar cuerda a ese reloj
que varado quedó años atrás.


Miro al horizonte,
grito, callo, susurro,
lloro en soledad...
y sigo extendiendo mi mano,
sin encontrar mi par
porque los hilos se rompieron
tiempo atrás.


Brújula que no cesa de virar,
perdió el imán que indicaba
el camino de vuelta al hogar.
Ulises creyó que su Penélope
tejería y destejería
sin importar tiempo ni edad.

Y sigo sumergida en agua termal,
intentando que el frío no resquebraje
ese corazón que añora volver a cantar,
que añora dibujar un mundo
donde poder vivir sin miedo
a un futuro incierto que le hace temblar.


Porque ese País creció como niño egoísta
que tan sólo escuchó palabras de su mamá
expresen o no verdad y limitando su libertad,
por eso ese País no regala vida ni felicidad.
por eso tan sólo hoy reparte tristeza y soledad.

Por todo lo vivido y lo que me resta por vivir
hoy decido ser pistolero, ser naúfrago
que ponga punto final al País de nunca jamás.


Posdata: No más Penélopes, ni Wendys... No más Itacas ni Campanillas... VIVE



domingo, 8 de noviembre de 2015

La lucha

                                                                                  
Hoy estoy aquí sola
dialogando conmigo, 
con nadie más.
Luché, por salir del abismo
que la vida trajo a mi camino,
y despues de mucho esfuerzo conseguí salir...

Y seguí luchando, enfrentado hasta llegar aquí,
pero los baches, barreras, obstáculos
se hacen montañas, roquedal insondable...
Y me siento sin fuerzas, cansada...
porque la sordera, la ceguera es un muro más.

Quisiera a veces gritar, expresar mi sentir
para así por fin dejar atrás...
pero callo y emprendo mi camino
mostrando la imagen que desean los demás.

Laberinto y más laberintos en un mundo
que quise pintar con olores, sabores a felicidad.
Laberinto y más laberintos que no te dejan respirar,
que te hunden en un sentir de que no hay nada más allá.

Egoísmo, avaricia, sarcásmo,
un yo sin importar el tú a los demás
es lo que la vida me enseña trás el cristal,
justicia sin justicia, libertad sin libertad.

Caminos y más caminos que no llevan a ningún lugar.
Y esto me hunde, me entristece,
porque no se valora el esfuerzo, la entrega, el dar,
es lo que veo, lo que siento …
en un mundo que ofrece nada, nada más.



viernes, 6 de noviembre de 2015

Simplemente

 
 
Tengo todo y nada,
caminos con veredas entrecortadas...
y luz en las miradas...
Miradas muchas miradas
Y no , no me hacen falta.


 
Pisadas que despiertan un baile de sensaciones
que reposaban arropadas por unas alas.
Sueños de ilusiones, deseos, esperanzas
dormitando bajo la mimesis
de no querer saber qué pasara mañana.

Y comienza, de nuevo, un baile de máscaras...

Habita una ilusión bajo las sábanas,
mientras el cuerpo se atempera,
pasión, fuego, ardor, llama,
que da paso a deseos, sueños, esperanzas
e ilusiones encontradas cuando al llegar el alba
despierta la creencia de que tan sólo habrá
más mañanas... sin mañanas.

 

miércoles, 28 de octubre de 2015

Dime



Las estrellas ya no tintinean,
 mis luceros se apagaron
y la ilusión voló.

Qué pasó?
Todo y nada pasó...sí, el tiempo pasó,
arrasando con los sonidos de mi tambor,
las hojas cayeron secas, y...
El árbol sin corcho
 es incapaz de avivar pasión,
incapaz de imaginar un futuro de a dos,
 incapaz de dibujar, porque la musa,
 errante de nuestras vida se fugó
esperando algo que nunca llegará, ni llegó.

Dime sí puedes, dónde quedas tú, dónde yo...
si nuestro velero en el mar naufragó
y con él la ilusión murió.

Y llegado a este punto,
dime, sí dime!!!
dónde quedas tú, dónde yo...

domingo, 31 de mayo de 2015

DIME AMOR


Dime amor por qué?
por qué caigo y resurjo
por qué muero y renazco
por qué?
por qué todo tiene un principio y un fin.
Debo aprender a dejar atrás,
avanzar, aprender a decir adiós
cuando tan solo para mí fué un gran amor.

Gran amor solo para mí,
que al caer la venda reveló,
que fué una fantasía más,
una ilusión que no llevaba a ningún lugar.

Dime por qué?
por qué mi corazón es aventurero,
por qué es viajero,
por qué?
por qué mi alma grita,
por qué necesita sentirse ilusionada,
por qué necesita abrazar el amor,
por qué necesita palpar la emoción,
por qué necesita vivir, compartir,
por qué necesita amor
que surge como manantial,
que fluye como lava de su volcán.

Dime amor,
por qué siempre escapas,
por qué viras, y viras, sin cesar,
dime hacia dónde me llevarás,
cuál será tu final, mi final?

domingo, 5 de abril de 2015

CERCIS




Las estrellas están danzando porque el rumor de las hojas  traen sonidos de cambio, son melodías con ensoñación de un futuro diferente.

La Oz se alzó para cortar raíces putrefactas y aunque no fueron eliminadas totalmente, su sonido consiguió que brotara un papiro que será escrito mañana. 

No puedo escribir con hilos dorados ni siquiera con hilos plateados pero sí con la canción que tararea mi travieso corazón.

Desearía, a veces enmudecer, otras gritar y las más lanzar al universo lo que mi corazón y alma desean sin mordazas vocalizar.

Danzo alrededor de una estrella de ocho puntas, enmudezco cuando veo su reflejo y sonrío, sí, sonrío con el vaivén de su movimiento.  Movimiento de nerviosas olas que acallan la voz de los sentimientos, movimiento sin el Lazarillo que se necesita cuando la ceguera es el polizón de nuestro cuerpo. 

Y erramos, una y otra vez, dejando pasar las horas, los minutos, los momentos, las personas... creyendo, ilusos, que el  tiempo en nosotros es eterno, pero él y su guadaña sin esperarlo nos abofeteará cortando aquello que pospusimos y Cercis guardará en su interior todos nuestros inconclusos deseos...sueños. 

Nadie tiene asegurado su futuro, hoy es ayer. Rompamos máscaras y dejemos que el ahora vaya trazando la sonrisa del mañana.
VIVE, RÍE, CANTA, BAILA Y SE FELIZ junto a las personas que te hagan sentir sus claves de sol sin bemoles porque tu eres su SI y su MI,  su LA y su DO mayor,  y nunca consientas ser en su vida el DO, RE, FA, SOL, LA menor o sostenido, que entristece al corazón.


jueves, 19 de febrero de 2015

MI FANTASIA, MI REALIDAD





En mi fantasía dibujo un mundo donde el amor, la verdad, humanidad y el "ser" es algo real que habita en todos deseando salir sin miedos para regalar felicidad. Esa es mi fantasía, ese mi ideal.



Hay tanto que explorar, que descubrir, que regalar, tanto ... tanto que, a veces, la inocencia de mis sueños, de mis deseos... me hace errar.

Y confío, y vuelvo a apostar, una y otra vez.

A pesar de los desengaños sigo creyendo que hay algo más que descubrir, algo diferente a lo convencional pero que el mundo no deja fluir con libertad.

Hoy quiero dibujar mi mundo ideal, dejar rienda suelta a mi fantasía... esa que en ocasiones se diluye por los golpes que la vida nos dá.



Había una vez un árbol pequeño, muy pequeño que brotó con alegría en un campo donde la felicidad y la sonrisa era su compañía. Junto a él habitaba un gran roble, frondoso, hermoso... con ilusiones y metas por las que fué luchando sin descanso hasta que con el tiempo consiguió.

Ese roble era y es su ejemplo de vida, de honestidad y sabiduría.

Y el árbol pequeño creció y como almendro en flor se enamoró, un amor que junto a él viajaría a pesar de los huracanes, las adversidades, a pesar de la desdicha que un día a su campo llegó.  Ese revés  le dejó desnudo ante el mundo y en su interior se preguntaba: por qué el infortunio me asotó hasta destruir mis esquejes, por qué... por qué... Pero nunca hayó respuesta porque no las hay, porque la vida es como el mar, como las olas... viene y va, al igual que las penas y alegrías, al igual que la suerte, al igual que el dinero...


Desnudo quedó sin encontrar sentido a nada pero con la ayuda de su gran roble y su hermosa haya, siguió luchando e intentando crear en su mundo nuevas ilusiones e ideales.

Y así fue pasando el tiempo y el almendro, a base de esfuerzo, cada primavera se vestía de flor, para llegado el invierno despojarse de las hojas secas, hojas que no eran compañeras, simplemente eran hojas pasajeras que traían a su vida, una nueva aventura, una nueva enseñanza.




Cómo pretender tener hojas perennes, ser acacia, abeto o pino, cuando esta vida es caducifolía, cómo querer que todos sean robles, hayas o almendros... cuando en esta viña existen adelfas, cicutas, bedallonas... y un sinfin de variedades que junto a nosotros coexisten.

Si mirásemos atentamente el terreno descubriríamos como son sus suelos, si son cascote, campos no cultivados o tierras que dan vida... El cascote o esquirla es un estrato del cual poco podremos aprender, por contra ese medio nos podrá destruir... , sin embargo, si ese dominio es fructífero, será ideal  para el crecimiento de cualquier tipo de árbol. Y así nos encontramos con encinas, fuertes, robustas ... llenas de control y sabiduría o con captus que transforman sus hojas en espinas haciéndose de esa forma resistentes, luchadores ante cualquier temporal. Ellos almacenan en su interior el agua necesaria para afrontar la aridez que siempre llega. Como es sabido el agua es vida y todos deberíamos intentar estar acompañados de vida. Ser vida.

Y despues del pasar de los años, de las múltiples bifucarciones del sendero, el  almendro fué aprendiendo a base de golpes,  a base de experiencias, a base de ir errando y comprendió que la felicidad nació con él, que su felicidad depende de él y de nadie más, que junto a él siempre estarán sus robles, hayas, encinas ... sus captus... Ellos son su pilar, su sangre... sus amigos, en resumidas son su ALOE VERA.

Reflexión: En mi mundo ideal  coexisto con mis aloes vera, ellos son los que siempre me curan, me acompañan, son los que nunca te olvidan, siempre te aman sin condicionamientos y junto a ti caminan. En mi mundo nunca pretenderé ser quien no soy... No pretendo ser higuera que siendo caduca se convirtió en perenne al encontrar su suelo soñado, no porque me gusta quien soy, ser yo, ser almendro, si, soy almendro esperando florecer llena de sueños... deseos de un mundo ideal. 

Este es mi sueño, mi deseo, mi fantasía, mi querida realidad.


viernes, 6 de febrero de 2015

Comiénzame a vivir...


Mi pasado condicionó mi presente y éste escribirá mi futuro...
Todo era más sencillo antes, mucho antes,
la sonrisa brotaba sin pedir permiso,
nunca los ropajes se disfrazaron de carnaval.
Cada amanecida era una caricia,
cada beso el baile perfecto,
y las miradas, eran miradas que hablaban.



Todo fluía como manantial,
caricias, miradas sonrisas, besos,
ilusiones, deseos, esperanzas...
incluso el futuro era algo recreado, imaginado...
algo creible, dibujado con trazos de fantasía,
trazos que olían a realidad.



Todo era más sencillo
cuando uno se vestía de ilusión,
cuando el abrigo era verde esperanza,
cuando los deseos olían a damas de noche,
y las claves de sol cantaban aire.



Navegabamos en un barco a Venus,
junto a un fallo positivo,
hasta que notas de luna cantaron 7 de septiembre,
y esa partitura musitó un final,
San Antonio se llevó de viaje
la sencillez tiempo atrás...



Los calendarios rompieron hojas,
las fechas borraron sueños,
las raíces se embriagaron de nostalgia,
y la corteza tras secarse cayó.



Y así fueron pasando los años,
hasta que sin buscarlo renació un suspiro,
fluyó la savia,
y una flor sigilosamente brotó
en el árbol de amor.



Porque tu eres árbol de amor
dejamé escribir en sus hojas
cantos de alegría e ilusión
y no permitas que el frío de Curie
borre ese entrelazado que atempera al corazón.


Todo era más sencillo antes,
pero si tus ramas me abrigan
Cupido e Icaro viajarían unidos,
sin temor a fundirse
ante la proximidad del sol.

domingo, 11 de enero de 2015

NIEBLA, LLUVIA, NIEVE... ¡Qué más dá!



A veces la vida nos va empujando de un lugar a otro,
a veces la vida es caprichosa
y nosotros, locos, nos dejamos llevar,
llevar por momentos que ... no, no puedo explicar...

¿ Por qué ? no lo sé...

Quizás por la incertidumbre de no saber,
de no saber si lo que hay es real,
de no saber si en cualquier momento todo se evaporará...

La ebullición es la antesala de la evaporación
si esta no se sabe controlar,
y pasamos a estado gaseoso,
y en ese estado no hay hilo que se pueda alcanzar.

Pasó y ... ahora qué?
la incognita de no saber si nos volvimos a equivocar...

Me siento como globo de propano sin atar,
como gota evaporada,
como ave que su nido debe dejar,
como velero a la deriva en el mar,
me siento y no me siento...
y entre tanto sentir y no sentir
soy vapor de agua
que en plena condensación se convirtió en nube
esperando volver a mi mar
como niebla, lluvia, nieve... ¡qué más dá!

sábado, 3 de enero de 2015

La VIDA Y el AJEDREZ




La vida es como un tablero de ajedrez, en ella nos encontramos con peones, torres, alfiles, caballos, reyes y reinas. En su camino hay casillas blancas, casillas negras. Y las figuras pueden ser, también blancas o negras, las primeras llenas de luces, las otras de sombras.

Lo que más abunda en el tablero son los peones, blancos y negros, ambos en la misma medida. Ellos, junto a nosotros caminan. En ocasiones haciéndonos el camino más llano, más accesible, esos son los peones luminiscentes, pero las que más se nos acercan son los que fabrican obstáculos en él para que no encontremos salida y empujándonos a caminar por senderos, a veces negros, a veces blancos pero siempre a paso lento.

Aunque en la primera salida estos nos impulsan a dar un gran salto, ese salto es tan sólo una falacia que en la mayoría de las ocasiones nos harán perder la dirección que nos llevará hacia nuestro destino, nuestra felicidad.

Esos peones se acercan tan solo buscando un provecho, un interés... que nosotros, bobos, no supimos ver, ya que la realidad del porqué de su acercamiento estaba encubierto,  ese era su verdadero objetivo, engañarnos, atraparnos en su juego, hacernos errar buscando su beneficio personal.

Cuando conseguimos saltar esta primera barrera, indistintamente nos iremos topando con alfiles, caballos o torres. Los alfiles son más ágiles que los peones puesto que aunque tienen pocos movimientos,  hacia el este u el oeste, hacía delante o hacía atrás, también llevan sus metas, salvar a su rey, su objetivo: conseguir su fin. Pero nunca olvidemos que junto a nosotros caminan otros alfiles que nos irán ayudando, para así guiarnos si en alguna ocasión escogemos la casilla equivocada. Y así nos posicionamos en esa que ellos junto a nuestros peones y caballos nos irán mostrando para que nos podamos sentir un poco más protegidos.

El juego aún no ha terminado, no olvidemos a los caballos, dos pasos adelante y uno hacia la derecha o izquierda, sus pasos forman "L", la L de Lealtad  si se visten con tu mismo color, porque si no esa "L" será de lazo, un lazo que te puede estrangular al no adivinar a tiempo la emboscada que en su mente poco caballeresca tenían planeada.

Caballo blanco o negro, ¡qué más da el color con el que quieras jugar la partida de la vida! El caso es que su "L", su gran salto te haga ganar la partida y te lleve al camino de la verdad.

Pero no olvidemos que en el tablero también están las torres, las barreras que nosotros, ilusos a veces, nos vamos generando. Torres que tendremos que derrumbar para poder llegar al final, a nuestra meta que es construir un bello castillo junto a esas murallas que la vida, que fuimos escogiendo, nos hizo erigir ya que eran los setos que hubimos necesitado para esquivar todas esas fichas llenas de sombras que se fueron aproximando. Esas torres, esos castillos pueden ser el refugio, el hogar, que poco a poco,  con cada salto y sin saberlo fuimos construyendo para luego derribar y construir uno nuevo donde al final cuando lleguen a la otra orilla puedan vivir el rey junto a su reina, sin más luchas, unidos y solo  así conseguirán derrumbar esos muros que este duro camino les fue construyendo.

El Rey, un poco más lento, pasito a pasito, alcanzó a su reina, una reina que daba grandes saltos, a veces también pequeños, unas hacia delante, otras hacia atrás, aunque ella en lo más profundo de su ser sabía cual sería  su destino final. Y ese destino era nunca comerse a su rey sino descansar junto a él después de ganar la partida. Esta partida tan difícil de jugar, tan difícil, que algunos nunca llegan a su final, perdiéndola o quedándose siempre en tablas.

El premio de ganar la partida es vivir unidos pero nunca atados, cogidos de la mano y pletóricos porque alcanzaron, rey y reina, la felicidad.